sábado, 6 de agosto de 2016

Hasta pronto

Costo mucho tomar la determinación, pero ya ni el tiempo disponible, ni las fuerzas ni las ganas son las de antes. Lamentablemente, un familiar directo (mi papá) padece una dura enfermedad y me necesita a su lado. No se hacer las cosas a medias, las hago bien o no las hago, y desde hace un tiempo no tengo la cabeza puesta en esto que tanto me apasiona. Tampoco seguiré en el departamento de prensa. Hace tiempo que las cosas no son como antes y no me gusta trabajar en un lugar donde no me siento cómodo y útil. A esto se sumó en el último tiempo burlas, agresiones y descalificaciones que sufrí por parte de ciertas personas relacionadas al club que no tengo porque soportar. En todo esto me sentí muy solo, ninguno de los que manejan hoy a Estudiantes le dieron importancia, decisión que respeto pero que no comparto. Todas estas situaciones me llevaron a alejarme. Agradezco de corazón a cada uno de ustedes, que durante más de 8 años estuvieron a nuestro lado. No alcanzan las palabras para agradecer. Mi vida por el pincha desde nuestro silencio y humildad trató siempre de brindarles la mejor información, con todos nuestros errores pero desde nuestro corazón negro y blanco. Nos seguiremos cruzando en la cancha, la pasión está y estará siempre. Estudiantes es una parte muy grande de mi vida y me cuesta mucho escribir esto, pero hoy no hay marcha atrás. Y quiero agradecer especialmente a mi compañera de vida y batallas, Karina, quien compartió durante todos estos años esta pasión conmigo. Aprendió a querer al pincha y hoy lo ama igual o más que yo, pero tomamos juntos esta determinación y opina lo mismo que yo, hasta acá llegamos. Otra vez quiero fundirme en un abrazo de gol de Estudiantes con cada uno de los que colaboró de una u otra manera para que Mi vida por el Pincha fuera lo que fue. Quizás en algún momento volvamos, es muy posible. Por ahora les digo hasta pronto y vamos pincha carajo!